Lo que para nosotras es algo común, alguna vez fue una revolución. En el pasado, las mujeres en pantalones fueron activistas pero, ¿cómo empezó todo?Si quieres saberlo, lee este post.

El uso de pantalones en las mujeres no inicio como una moda sino como una revolución. Este mes de marzo en el que rendimos tributo a la lucha de la mujer, te cuento un poquito de cómo fue que surgió el pantalón femenino.

La historia detrás del 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer) incluye acciones heroicas que generaron tragedias, posturas novedosas y atrevimientos en moda que a la postre cobrarían una relevancia que cambiaría el mundo para siempre.

Fue en 1911 cuando, en la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras celebrada en Copenhague, se dispuso por consecuencia histórica y éxitos obtenidos como la igualdad ante la ley y el derecho al sufragio, que el 8 de marzo fuera declarado el Día de la Mujer. Fue así que surgió esta fecha de concientización.

No obstante, la fecha se tiñó de sangre con la terrible tragedia en la que más de 140 jóvenes obreras perecieron en un incendio en la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist en Nueva York.

Las trabajadoras se encontraban en una huelga directa exigiendo aumento salarial y menos horas laborales. Con este triste resultado, el desafortunado suceso dejó bien en claro que el papel femenino no se consideraría todavía.

Amelia Bloomer

Asimismo, el mismo 8 de marzo, las obreras textiles de la ciudad de Petrogrado se levantaron en una gran manifestación, profundizando la lucha que obreros y campesinos habían protagonizado contra la participación de Rusia en la Gran Guerra, lo que impactó dentro de la psique de Rusia y aceleró la revolución bolchevique, modificando para siempre el panorama histórico y la valía de la lucha femenina.

En éstas y otras luchas del siglo XX, el vestuario representó otra forma de rebelión, y, para cuestionar los roles de género, muchas activistas adoptaron el pantalón como prenda insignia.

Eventualmente, los pantalones femeninos dejaron de considerarse como algo inaceptable y se convirtieron en un básico de la moda.

En Occidente, esta prenda fue un símbolo de desafío en ciudades como París, en la que usar pantalones literalmente estaba fuera de la ley: desde 1800, las mujeres no podían llevar estas prendas sin un permiso de la policía. Eso no detuvo a varias féminas adelantadas a su época, diseñadores que los ofrecían como ropa de playa y estrellas de cine que impusieron modas.

En la década de los 30, Marlene Dietrich redefinió el concepto estético de la época y supo combinar habilidosamente su imagen de mujer hiperfemenina con el estilo andrógino que la popularizó. La estrella alemana hizo lo impensable y utilizó pantalones masculinos en público, consiguiendo así inspirar a otra mujeres a seguir su elegante ejemplo.

Por su parte, la famosa diseñadora francesa Coco Chanel devolvió la libertad al género femenino apostando por el pantalón como su modelo estrella. “Una mujer con pantalón nunca será un hombre apuesto”, solía decir la diseñadora francesa.

Coco Chanel / Katharine Hepburn / Marlene Dietrich

Este entusiasmo por la modernidad y la incorporación de la mujer al mundo laboral favoreció el uso del pantalón, sobre todo durante la Segunda Guerra Mundial. En esta época, la mujer se unió al trabajo de fábrica y ayudó a los soldados en los campos de batalla.

De esta forma, deshizo para siempre el uso exclusivo masculino del pantalón y convirtiéndose en un práctico aliado en la emancipación de la mujer.

Es por estas y muchas más mujeres en pantalones que ahora el género femenino posee privilegios y derechos antes exclusivos para los varones. Aunque aún estamos muy lejos de una equidad total, el hecho de que una mujer pueda ponerse pantalones por gusto es todo un logro que no debe tomarse como un acto superficial.

Con información de Dickies.


 

¡Descubre dónde compro mi ropa!

RECIBE DE REGALO MI GUÍA PERSONAL "Las mejores tiendas para comprar ropa plus size en México" al suscribirte a mi newsletter semanal.

Yo curvilínea te informa que los datos personales que proporciones en este formulario serán tratados por Arheli Ivonnet Molina Pérez como responsable de esta web. En Yo curvilínea, tus datos serán utilizados para gestionar el alta a esta suscripción y el envío de boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos y/o servicios propios y de terceros afiliados. Con el fin de mantener nuestra comunicación vía email es importante que aceptes expresamente la incorporación de tus datos en mi lista de contactos. Los datos proporcionados estarán alojados en los servidores de Mailchimp, mi proveedor de email marketing (Politica de privacidad de Mailchimp). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos enviando una solicitud a info@yocurvilinea.com.mx, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Información detallada en Protección de Datos y Política de privacidad.


Comenta este post:

You May Also Like