Desde el principio de los tiempos, las marcas deportivas han intentado exponer sus productos en los lugares más visibles.  Con la popularización de los tenis y la televisión se convirtió en un escaparate perfecto.  

Puma y adidas descubrieron en los cincuenta que un atleta con sus zapatos deportivos podía aumentar de forma exponencial la visibilidad de la marca, pero en un principio todo parecía relacionado exclusivamente con deportistas.

En los setenta un nuevo fenómeno arrasaba Estados Unidos.  El jogging se convirtió en el deporte nacional  y provocó un giro en la forma de entender la actividad física. El deporte profesional (fútbol americano, béisbol, hockey o baloncesto) era un espectáculo para ver, el jogging era algo que se hacía.

El boom del jogging coincidió con la crisis del petróleo, que colocaba a los coches como un producto de lujo. El petróleo llegó a cuadruplicar su precio en origen, se racionó el consumo de gasolina y se permitió la carga de combustible sólo los días impares para las matrículas impares y los días pares para las matrículas pares. Por primera vez en Estados Unidos la gente se veía obligada a caminar. Y nada mejor que hacerlo con tenis.

Incluso en la televisión comenzaron a verse. El periodismo deportivo seguía atado a los trajes y corbatas, pero algunos atletas daban sus primeros pasos en el cine o la televisión. Carl Weathers (Kung Fu y más tarde Rocky), Ed Marinaro (Canción Triste de Hill Street) o Ed O´Neill (Matrimonio con hijos) pasaron del fútbol americano a la televisión, aunque quizás el caso más visible es el de Alex Karras, un multideportista que jugó doce años en la NFL y fue luchador profesional antes de convertirse en una estrella de la televisión como coprotagonista de la serie Webster.

La entrada de deportistas abrió el camino para que otras series se convirtieran en verdaderos escaparates de los tenis.

 Starsky y Hutch o Los Angeles de Charlie están irremediablemente relacionados con adidas SL 76 y Nike Cortez,  en una tendencia que se fue ampliando a lo largo de los años 80 y 90.

Es difícil imaginarse a El Príncipe de Bel Air sin sus Jordan, tanto que la marca lanzó una edición limitada para celebrar el 50º cumpleaños de Will Smith. Igualmente cuidados estaban los tenis de Jerry Seinfeld, que durante las 6 primeras temporadas de su serie mostró muchas de los modelos más deseados de los noventa. La serie llegó a contar con una edición especial de las Nike GTS, exclusiva para el equipo de Seinfeld.

También tuvo su propia otra serie de los 90, Friends. El vestuario de Mónica y los peinados de Rachel se llevaban toda la atención, pero los tenis de Ross y Chandler tenían un sentido. Matthew Perry, el actor que interpretaba a Chandler con 16 años llegó a situarse en el top20 de los mejores jugadores de tenis en Estados Unidos.  Algunas de las zapatillas que muestra Chandler en Friends parecen sacadas del propio vestuario de tenis de Perry, con Nike Max2 Spa o Nike GTS.  

Ross, habitualmente reconocido como el peor vestido de Friends, al menos sabía sacarle partido a su calzado deportivo, que curiosamente ha vuelto a editarse recientemente; Nike Humara, Jordan XIII o Air Max 98 (en un capítulo en el que intentaba demostrar sus habilidades en el rugby).

Los últimos años de Friends están asociados a Puma, una marca que se hizo muy visible en cine y televisión debido a las relaciones de algunos de sus socios en Estados Unidos. El último episodio sale a la luz en 2004 y significa también el fin de una era. La Comisión Federal de Comunicaciones comenzó a prestar más atención a las prácticas publicitarias encubiertas.

Cambia el modo en el que las marcas aparecen en la pantalla, lo que no cambia es  nuestro interés por saber qué llevan los protagonistas de nuestras series favoritas.  

Y tú, ¿qué moda has seguido a partir de lo que ves en tus series favoritas? No olvides dejar tus comentarios abajo… ¡Me encanta leerte!

Besos,


¡Descubre dónde compro mi ropa!

RECIBE DE REGALO MI GUÍA PERSONAL "Las mejores tiendas para comprar ropa plus size en México" al suscribirte a mi newsletter semanal.

Yo curvilínea te informa que los datos personales que proporciones en este formulario serán tratados por Arheli Ivonnet Molina Pérez como responsable de esta web. En Yo curvilínea, tus datos serán utilizados para gestionar el alta a esta suscripción y el envío de boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos y/o servicios propios y de terceros afiliados. Con el fin de mantener nuestra comunicación vía email es importante que aceptes expresamente la incorporación de tus datos en mi lista de contactos. Los datos proporcionados estarán alojados en los servidores de Mailchimp, mi proveedor de email marketing (Politica de privacidad de Mailchimp). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos enviando una solicitud a info@yocurvilinea.com.mx, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Información detallada en Protección de Datos y Política de privacidad.

Comenta este post:

You May Also Like