Foto por Gaelle Marcel en Unsplash

¿Tienes pareja desde hace tiempo pero te has dado cuenta que han caído en la monotonía en los momentos de intimidad? Si respondiste afirmativamente, este post es para ti.

Las relaciones amorosas dependen de muchos factores; conectar con una persona a nivel físico, emocional e intelectual es una experiencia única en la vida que, además, se puede experimentar por separado. 

El amor es también un proceso químico donde nuestro cerebro genera endorfinas y nuestro cuerpo las disfruta. Esta reacción explica que disfrutemos de estos procesos.

 Las relaciones surgen de formas diferentes, especialmente en la actualidad.  Pueden ser desconocidos en citas a ciegas a partir de un app (me suena familiar, le pasó a la prima de una amiga, jajaja), amigos que se vuelven algo más, deslices de una noche, entre otros. 

Las formas de intimar y relacionarse se han multiplicado o, más bien, se han abierto… 

Y si hay algo que he aprendido es que mantener las relaciones depende de la voluntad de cada una de las personas involucradas, de querer seguir adelante en ciertos términos previamente acordados o romper los lazos.

Las relaciones y las formas de placer se han multiplicado

Foto por Becca Tapert en Unsplash

Cada persona disfruta de forma distinta el amor, el sexo y las relaciones. En cualquier contexto, las relaciones sexuales son una parte importante de la compenetración de los cuerpos. 

Sentirse cómodo en el espacio íntimo de la “cama”, o sustitutivos, o conocer cada lunar en el cuerpo de la otra persona hace que en cada experiencia se pueda disfrutar mucho más.

Por este motivo, utilizar con juguetes sexuales de todo tipo es una  manera perfecta de conocer nuevas cosas y experimentar nuevas sensaciones.  

Muchas mujeres encuentran nuevos placeres en los succionadores de clítoris (sí, así como lo lees), que se han puesto tan de moda. 

Los vibradores o los geles de masaje también son elementos que se pueden incluir en los encuentros nocturnos de la relación, aunque muchos también se pueden disfrutar a solas (recuerda que la autoexploración es BÁ-SI-CA para una plena vida sexual… ¡Nada de tabúes!).

Experimentar en nuevos lugares o la inclusión de los juguetes eróticos son formas de mantener viva la llama del sexo y el placer dentro de la relación. 

Fuera de ella, es también otra forma de conectar con los cuerpos.

Y tú, ¿te atreves a jugar? 🙂

¡Besos, mi chula!

Comenta este post:

You May Also Like