¿Por qué el mundo exige debemos ser «mujeres perfectas»? ¿Por qué si no eres delgada, guapa y joven, la gente te trata como si estuvieras mal y no valieras? Es hora de gritar a los cuatro vientos que ser diferente está bien.

Justo ayer vi una nota que me dejó impactada… ¿Ya viste a la nueva Renée Zellweger? Si no, AQUÍ lo puedes hacer.

Y mi impacto, no fue precisamente por cómo luce esta mujer a la que siempre he admirado como actriz (obvio, soy fan de Britget Jones y sus diarios); si no por el hecho de que en la mayoría de los medios en los que salió la nota, casi la crucificaron…

¿En qué momento empezó nuestra obligación de ser «mujeres perfectas»?

“¡¿Qué le pasó?!”, “¡¿Qué le hizo a su bello rostro?! y “¡Es otra persona!” son algunas de las frases que me encontré. Pues sí, la cirugía plástica y el botox son evidentes; y en efecto, si no me dicen que es ella y veo su foto, no la hubiera reconocido…

Pero aquí lo que cobra importancia es otro tema: ¿Qué fue lo que pasó para que ella tomara la decisión de hacerse lo que se hizo? Pues sí, al ser una actriz de Hollywood, TIENE que ser delgada, guapa y joven… SIEMPRE. Lo peor de esto es que ya no sólo son las actrices, esto se ha extendido a todas las mujeres del mundo.

La idea de este blog es, principalmente, ofrecerte una visión nueva sobre ti y tu belleza; decirte que no importa que todos los anuncios estén llenos de flacas, lo importante es que aceptes, ames y aprendas a lucir tu cuerpo con curvas de la mejor forma; sin embargo, luego de ver a Renée y su nuevo rostro, entendí que este afán del mundo a obligarnos a ser bellas, no sólo se trata de kilos.

Hay algo que es mucho más impactante, fuerte y preocupante para la mayoría de las mujeres (y creo que para los seres humanos, en general) y es justamente el inevitable paso del tiempo.

¿En qué momento el mundo dijo que debíamos ser “perfectas»? Y va entre comillas porque ¿quién es perfecto? Nadie. Si alguien te dice que para ser bella tienes que ser joven, desde ahí, todo está jodido pues el tiempo es algo que, simplemente, jamás se detendrá.

Renée siempre me pareció muy linda… Aún con kilos demás cuando hizo el personaje de la británica solterona y con esas arruguitas que se le hacían al sonreír, y es por ello que me causa una tristeza horrible el ver que haya caído en la tentación de la cirugía al querer seguir siendo bella… Querida, ¡ya eras bella! ¡Siempre lo fuiste, lo eres y lo serás!

Curvilíneas, ahora además de las curvas, habrá que pensar en llevar los años, las arrugas y las canas (y todo aquello que viene con la edad) con orgullo y dignidad. Y no, no hay que ser perfecto, ser UNO MISMO es mucho más difícil de lograr, pero, sin duda, vale más la pena.

Linda Rodin

Finalmente, una frase de uno de los grandes de la moda y que va ad hoc a este tema:

«Fashion is about dressing according to what’s fashionable. Style is more about being yourself”.

¡Adiós, Óscar! Gracias por tu maravillosa aportación al mundo, te extrañaremos.

Besos,

You May Also Like

One comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *