“La ropa no me queda bien porque estoy gorda” es una de las frases que más escucho de mis seguidoras pero la realidad es que puedes lucir increíble sin importar tu talla. Descubre cómo en este post.

Recuerdo perfectamente cuando, poco después de haber iniciado este blog, me puse un vestido un poco ajustado para salir y mi mamá me dijo: “¿No te parece que te ves muy gordita? Como que el vestido no te favorece”… Yo, ya empoderada, pro curvas y con más seguridad de la que había tenido en toda mi vida, le respondí: “Ma, no me veo; ¡estoy  gorda!”.

NOTA IMPORTANTE: Para empezar y antes de que alguna se sienta ofendida, quiero decirte que “gorda” no es un insulto y que la palabra deja de tener peso cuando tú dejas de dárselo… Y que cuando la asumes como tal, ya nadie puede usarla en tu contra.

En fin, volviendo al tema principal, quiero que sepas, primero que nada, es que el verte bien o no, nada tiene nada que ver con la forma de tu cuerpo. Quiero que te saques la idea de que hay prendas “para flacas” y que nosotras las frondosas debemos conformarnos con un vestido enorme con tela de cortina de la abuela.

Las cosas han cambiado y, aunque entiendo que cambiar las ideas de toda una vida es difícil, también sé que no es imposible. Se requiere tiempo y buena voluntad para cambiar la percepción que tienes de ti misma. Eso es un hecho, pero ¿no te gustaría sentirte guapa en tu propia piel?

¿CÓMO DAR EL PRIMER PASO PARA EMPEZAR A USAR LA ROPA QUE ME GUSTA?

  1. Entender que tu cuerpo está bien y no tienes que cambiarlo para lucir increíble.
  2. Asumir tu talla y sacar del armario todas esas prendas que tienes para “cuando adelgaces” (no digas que no, TOOOODAS tenemos una, ¿o no?)
  3. Reconocer tu silueta y tu estilo personal.
  4. Salir de la zona de confort y soltar los jeans con camiseta y tenis (claro, si ahí estás por miedo y no por estilo).
  5. Empezar a jugar con la ropa que sí te gusta y que siempre has querido usar.

A continuación, encontrarás las herramientas para desarrollar cada uno de los puntos anteriores, ejercicios y mucha inspiración… ¡Sigue leyendo y descubre cómo lograrlo!

la ropa no me queda abien

1.Entender que tu cuerpo está bien y no tienes que cambiarlo para lucir increíble.

Así como lo lees, no tienes que bajar de peso para verte bien. Tampoco necesitas usar sólo ropa que esconda partes de tu cuerpo porque tu cuerpo es perfecto tal y como es. 

No tienes que disimular tus curvas, sino presumirlas. Puedes lucir maravillosa en tu talla 40 si conoces a la perfección tu estilo y tienes claro lo que quieres proyectar con tu imagen.

Herramientas:

TALLA XL

2. Asumir tu talla y sacar del armario todas esas prendas que tienes para “cuando adelgaces”.

Es importante que comprendamos que somos más que un número. Ninguna cifra te define: Ni las calificaciones de sacabas en la escuela, ni la edad, ni los kilos que marca la báscula.

Además, la talla es un número que está en una etiqueta dentro de la ropa… ¡Y que absolutamente nadie puede ver! Entonces, ¿por qué es tan importante?

Eres una mujer completa y perfecta HOY. Recuerda que la vida es corta y que puede que mañana no estemos aquí. El pasado, aunque duela, ya fue; y el futuro, aunque sea incierto, también es esperanzador… Pero de ti depende que a ese futuro llegue tu YO actual o LA MEJOR VERSIÓN DE TI.

Tira, regala o vende todo lo que no te queda pues esa ropa en lugar de inspirarte a lucir maravillosa (seamos realistas, no lo hace), te hará sentir enojada y decepcionada de ti misma por no lograr que te quede… Y mientras haya tallas más grandes, ¿cuál es el problema?

Herramientas:

SILUETAS CURVY

3. Reconocer tu silueta y tu estilo personal.

Aunque soy una fiel creyente del “ponte lo que quieras” entiendo que debemos reconocernos porque para romper las reglas, primero tienes que conocerlas… Porque, la mayoría de las veces, aunque creemos que sabemos quienes somos y lo que nos gusta a la hora de vestir, la realidad es otra. 

La idea es que, al dominar cómo eres por fuera (silueta) y por dentro (estilo), no habrá compras equivocadas ni por impulso, tendrás claro cómo quieres lucir y sabrás exactamente lo que necesitas para lograrlo.

Herramientas:

5 tips para salir de tu zona de confort al vestir

4. Salir de la zona de confort y soltar los jeans con camiseta y tenis (claro, si ahí estás por miedo y no por estilo).

Y no demerito a los comodísimos y versátiles jeans, ¡eh! Puede ser tu estilo y está perfecto. El problema está cuando los usas porque no te queda de otra o crees que nada más se te puede ver bien. 

La zona de confort es aquel lugar en el que no eres feliz pero estás porque lo dominas y es fácil… O peor, porque ya te acostumbraste. Pero ¿qué crees? ¡Se puede salir de ahí!

Herramientas:

22 tendencias de moda 2020 (y cómo aterrizarlas a tus looks curvy)

5. Empezar a jugar con la ropa que sí te gusta y que siempre has querido usar.

¡Ha llegado el momento divertido! ¿Te acuerdas cuando tenías 15 años y amabas probarte mil looks hasta que llegabas al adecuado para salir con tu galán o tus amigas? Pues es hora de volver a hacerlo… Incluso con la ropa que tiene mucho que no usas o con aquella que sólo utilizas en “ocasiones especiales”.

La realidad, es que cada día en el que amanecemos vivos en este loco planeta es UNA OCASIÓN ESPECIAL.

Herramientas:

Tarea de esta lección:

Compra una libreta bonita y conviértela en tu DIARIO DE ESTILO CURVY. Anota en la primera hoja del diario lo siguiente:

  • La fecha
  • Tu talla actual
  • Tus medidas actuales
  • Tu tipo de cuerpo
  • Un mensaje de agradecimiento a tu cuerpo… Escríbele como si fuera tu mejor amig@… ¡Con mucho amor!

Inspírate con:

Adriana Convers de Fatpandora

Mantra de esta lección:

Nunca es tarde, estoy a tiempo para empezar a amarme tal como soy y darme el valor que tengo. Merezco amor, respeto y sentirme bonita en mi propia piel.

Te amito,

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *